¿Sabes que hay diferentes tipos de oración?

Para los cristianos, la oración es simplemente una comunicación entre nuestro Dios Creador y Sus seres creados, Sus hijos. Así que la pregunta se hace a menudo: ¿Por qué debemos orar? ¿Pedimos ser liberados de nuestros enemigos o de nuestras pruebas a corto y/o largo plazo? ¿Rezamos por nuestra salud? ¿O nuestra riqueza? Y si creemos personalmente en los milagros, ¿deberíamos orar por uno?

Sin duda, para el cristiano sincero, la oración es extremadamente importante ya que desarrolla una relación personal con nuestro Dios Creador. Pero, en la oración, ¿puede un cristiano pedir las cosas equivocadas? ¿Y cómo sabemos cuál es la forma correcta de orar? ¿Qué lecciones podría enseñarnos Jesús, el hijo amado de Dios, cuando se trata de la oración?

Al leer la Sagrada Escritura vemos que Jesús a menudo oró para que la perfecta voluntad de Dios se hiciera en Su vida. Lo mismo debería ocurrir con nosotros! Con cada día que pasa, la necesidad de la guía, fortaleza y sabiduría de nuestro Padre se hace cada vez más importante.

Yo creo que sí. 5:17 nos exhorta a orar sin cesar. De hecho, la oración puede ser frustrante si no entendemos la Palabra de Dios y Sus caminos. Por lo tanto, el desarrollo de una relación personal con el Padre Dios es crucial. Echemos un vistazo a las seis formas de oración que se establecen en la Sagrada Escritura, cada una con diferentes funciones, para equiparnos mejor para poder orar más eficazmente aplicando la herramienta espiritual correcta a nuestra petición o necesidad específica. Hay algún sitio web de oraciones como este donde puedes verlas online

1. Oración de alabanza y adoración

La Santa Escritura nos instruye en Salmos 100:4 a entrar por Sus puertas con acción de gracias y a Sus atrios con alabanza. En este formato de oración, usted no le está pidiendo a Dios que haga o le dé algo. Este formato de oración no pide a Dios ningún tipo de dirección ni dedica tu vida a Dios Padre. En vez de eso, usted sólo está alabando al Señor, agradeciéndole por sus bendiciones y misericordia generosas que Él promete y que se renuevan cada día. Le estás diciendo cuánto lo amas.

Lucas 2:20 es un ejemplo maravilloso de los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, y también describe su reacción cuando vieron al niño Jesús.

Lucas 18:43 da un ejemplo de oraciones de acción de gracias en la historia del ciego glorificando a Dios cuando fue sanado. Toda la gente que presenció este milagro también alabó a Dios.

En Lucas 11:2 Jesús da instrucciones específicas sobre la infame oración del Señor cuando dijo a sus discípulos cómo orar diciendo: «Cuando oréis, decid:’Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre'».

Juan 11:41 Jesús da otro ejemplo maravilloso de oración cuando dijo: «Padre, te agradezco que me hayas escuchado,» cuando se refirió a Su oración con respecto a Lázaro.

En Phil. 4:6 En un ejemplo de oración que Pablo dio cuando escribió a los filipenses, nos dice: «No os afanéis por nada, sino que en toda oración y súplica, con acción de gracias, sean conocidas vuestras peticiones a Dios».

2. Oración de acuerdo

Se nos presenta la oración de acuerdo en Mateo 18:19 cuando Jesús dijo: «Otra vez os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra sobre cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los cielos».

Para que una oración de acuerdo funcione, los involucrados en la oración deben estar de acuerdo. Para usar efectivamente la oración de acuerdo uno debe estar seguro de que todos los involucrados en esta oración deben estar completamente de acuerdo. Cuando alguien pide a otro que ore de acuerdo con ellos en relación con un asunto, es extremadamente importante que todas las partes interesadas entiendan los detalles específicos de la petición de oración. Y si alguien no siente que no puede unirse honestamente a ningún tipo de oración de acuerdo, no debe permitirse formar parte de dicho acuerdo.

3. Oración de Fe o Confianza

La cuestión se plantea aquí: ¿Qué es la fe? Sencillamente, y con fuerza, `fe’ es `confianza». Personalmente, me gusta usar la palabra «confianza» siempre que sea posible, ya que simplemente me identifico mejor con ella. Muchas veces siento que la gente usa la palabra «fe» en el contexto de sonar o ser religioso, donde para mí, la palabra «confianza» tiene una connotación más fuerte de una relación íntima.

La gente a menudo mezcla una «oración de fe» con una «oración de petición». Una oración de petición es entre usted y Dios. Sí, es «pedir». Sin embargo, para muchos, a menudo es realmente demandar a Dios por un resultado particular concerniente a un asunto.

Hebreos 11:1 dice: «La fe es la sustancia de lo que se espera, la evidencia de lo que no se ve». La fe es sustancia: algo tangible, real y evidencia de cosas que uno no puede ver. Sin embargo, la confianza es todo eso también! De nuevo yo, personalmente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *